martes, 10 de febrero de 2009

Solidaridad

Amiga, a vos que escribiste que hoy sentís que te estás yendo en picada te pregunto: ¿ayudará si me hundo con vos?

Se me ocurrió que quizá en el camino hacia el submundo una historia compartida provoque una risa, quizá esa risa desafíe la puta ley de gravedad que está haciendo que nuestras almas pesadas no paren de caer.

Y, a pesar de que me desespero cada día por aferrarme a algo, cualquier cosa, que no me deje venirme a pique, si sé que estás cayendo, hoy, hoy caería con vos.

Todavía apuesto a que la risa nos eleve.

3 comentarios:

Mercedes dijo...

Si sirve?
Hoy estoy más sola que nunca porque ni siquiera yo me acompaño. Es una decisión, no hay azar.
Deambulo por mi departamento, como cosas que no me gustan sólo cuando me lo exige el estómago, tomo agua y fumo. Tengo conciencia de mis ojos por la hinchazón del largo llanto de ayer. Hoy estoy seca.
Me harté de ponerle onda a estoy que soy. Tiré todas las caretas. No podría ni con el formalismo usual de ‘cómo estás?, bien’ ni siquiera para no tener que explicar nada. No hay nada que explicar. Me caí. Y ahí estoy. En el piso, retorcida. El dolor ya se instaló y ganó por goleada. Ya fue.
No tengo ganas de levantarme. No tengo ganas de vivir la vida. Ni siquiera tengo ganas de pelearme con ella. Me quedé sin voluntad. Siento que solo puedo perder. Que la única forma de no perder es dejando de jugar.
En fin… no sé para qué te explico. Vos sabés perfectamente cómo me siento. Esa única línea en el alucinógeno FB bastó para que te lleguen los detalles.
Es tentadora tu propuesta. Si caemos juntas, seguramente caeremos más rápido. Y quizás ayude a un rebote con mayor impulso…
Amiga, siempre voy a querer que estés conmigo. La amistad funciona de red en las caídas.
Eso sí, hoy no me pidas que me ría. Hoy no.
Gracias, montones y grandes. Te quiero.

Elechili dijo...

Por lo menos estás vomitando. Vomitar siempre sirve.

Mercedes dijo...

te dije que te quiero?